Música

Un Mundo sin Aretha

Por Eduardo Rivero –

Nací y crecí, enamorado de la música desde que tengo uso de la razón, en un mundo aún habitado por figuras gigantescas como Louis Armstrong y Ella Fitzgerald, Mercedes Sosa y Alfredo Zitarrosa, Frank Sinatra y Antonio Carlos Jobim, Aníbal Troilo, Julio Sosa y Astor Piazzolla, John Lennon y Elvis Presley… No es poca cosa. Fui parte de ese mundo que estos inmensos artistas ayudaron a moldear. El mundo, sin la menor duda, también de la enorme Aretha Franklin, que acaba de irse a los 76 años en su hogar de Detroit.

Cada vez que algunos de los citados artistas murió viví esa pérdida como si se tratase de un drama familiar, cercano en lo personal, tal su aporte a mi vida, y sin duda a la vida de millones y millones de amantes de la música.

¿Qué decir de la influencia de Aretha en mi vida?

The Queen of Soul o Lady Soul como ha sido bautizada por la prensa, reinaba en forma incuestionable cuando empecé a escuchar la radio siendo adolescente, cuando empecé a poner discos en bailes, cuando enfrenté por primera vez a un micrófono de radio y escribí mi primera nota periodística.

Siempre estuvo allí y uno tenía la vana pretensión de que siempre siguiera estando, como pasó con cada uno de los gigantes citados al comienzo de esta nota.

En 1967, cuando se produjo la explosión de la llamada Soul Music, Aretha abrió el libro y con su increíble voz- la más increíble de todas las voces del rythm and blues norteamericano- encabezó una columna de artistas grandiosos que conquistaron el mundo con esa música vital que sin duda tiene sus raíces en el gospel que de niños cantaron en las iglesias de sus lugares natales. Aretha forma parte de la misma estirpe de artistas fenomenales como Ray Charles, Sam Cooke, Marvin Gaye, Otis Redding, James Brown, Stevie Wonder, grupos vocales como The Temptations, The Supremes o Marta and the Vadellas y por supuesto, voces femeninas como Dionne Warwick, Cissy Houston, Patti LaBelle, Tina Turner… hasta llegar a cantantes más cercanas al presente como Alicia Keys o Beyoncé, todas ellas, absolutamente todas, con reflejos de la inmensa Afretha Franklin en su forma de abordar las canciones.

En intensidad, profundidad en la interpretación, entrega y pasión ninguna la iguala. Ni de cerca, por más que todas quienes la siguieron lo han hecho más que bien. Aretha es una de esas voces que nacen una por siglo y que no sólo dejan una huella indeleble en el camino sino que han trazado el propio camino y señalado el rumbo al cual conduce.

Aretha Franklin, June 4, 1977. (Photo by Afro American Newspapers/Gado/Getty Images)

Aretha Louise Franklin nació el 25 de marzo de 1942 y murió el 16 de agosto del presente 2018.

Comenzó a cantar gospel en la New Bethel Baptist Church donde su padre era ministro.

En 1960 debuta en el disco con apenas 18 años grabando para el sello Columbia, soñando con ser “la nueva Ella Fitzgerald”. Pero sin la menor duda fue a partir de 1966, contratada por el sello Atlantic Records cuando llega su momento de gloria, sus singles más exitosos, sus álbumes más clásicos.

Tiene más de 100 canciones que estuvieron en los charts de la revista Billboard, 17 singles en el Top Ten y 20 número uno en el chart de Rythm and Blues, marcas nunca igualadas por ninguna otra cantante.

De su período en Atlantic son sus álbumes “I Never Loved a Man the Way I Love You” (1967) que incluye el clásico “Respect”, “Lady Soul” (1968) donde encontramos “(You Make Me Feel Like) a Natural Woman” escrita por Carole King y Gerry Goffin, y “Aretha Now” (1968) donde está el mega hit “I Say a Little Prayer” de autoría de Burt Bacharach y Hal David.

De ese mismo período son otros temas clave en su carrera como “Do Right Woman, Do Right Man”, “Chain of Fools”, “Baby I Love You” o “Think” esta última una demostración de entrega-y agudos-increíble.

Ese fue su gran período pero luego siguieron sucediendo en su vida y su carrera hechos memorables.

  • Formó parte de la hoy clásica película “The Blues Brothers” de 1980.
  • En 1998 tuvo su último hit con el tema “A Rose is Still a Rose”. Su último álbum de temas originales fue “So Damn Happy” de 2003.
  • En 1987 se convirtió en la primera mujer en ser introducida en el célebre Rock and Roll Hall of Fame.
  • Fue una activista por los derechos civiles toda su vida. Fue amiga del Dr. Martin Luther King para quien cantó en sus actos masivos.
  • En 2005 recibió la Presidential Medal of Freedom con lágrimas en los ojos.
  • En 2009 cantó en las Gala Inaugural de la presidencia de Barak Obama.
  • En 2010 recibió un grado honorario por parte de la Yale University.
  • Su último show en vivo fue en la Cathedral of Saint John Divine de New York el 7 de noviembre de 2017.
  • Esta es una lista mínima de las distinciones, premios y galardones de todo tipo que recibió a lo largo de su vida.

Ha dejado cuatro hijos seguramente orgullosos del legado artístico inmenso de su madre, un país entristecido y un mundo que la ha nombrado en las últimas horas con la reverencia que merece.

Y en lo personal, me queda el sabor amargo de la despedida y el recuerdo de una adolescencia en la que “I Say a Little Prayer” o “Respect” me asombraban y emocionaban viajando en esa voz que no tendrá igual jamás.

Categorías:Música

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s