Deportes

No Hay Quinto Malo

Por Sebastián E. Videla – 

Uruguay pasó por Rusia dejando dos sensaciones ambiguas, la dulce por el hecho de haber ganado cuatro encuentros de manera consecutiva, destacando la goleada al dueño de casa y la posterior eliminación en octavos de final al vigente campeón europeo, quién vio como los celestes redujeron a la minina expresión a su principal figura y para muchos el mejor jugador del mundo en la actualidad Cristiano Ronaldo, y la amarga debido a que como desde hace un tiempo largo a esta parte, no éramos testigos de un equipo que nos invitara a ilusionarnos con algo más, entiéndase el pasaje a semifinales y por que no, el sueño a decir presente en la gran final.

Cierto es que en definitiva nos terminó dejando por el camino quien a la postre sería el campeón del mundo Francia pero tampoco es menos veraz que la diferencia en ese cruce de cuartos de final ante los galos, sin Cavani, el jugador uruguayo más destacado en suelo ruso, fueron dos errores propios que en definitiva terminaron inclinando la balanza a favor de los dirigidos por Didier Deschamps.

También quedan sabores de boca antagónicos al momento de analizar el desempeño Charrúa a la hora del juego, la idea ejercida por Tabárez y llevada a la practica por la totalidad del plantel es motivo de orgullo y admiración, entrega, lucha, sacrificio, dejar hasta la última gota de sudor sobre el césped, aspectos que sin ningún tipo de dudas son sumamente rescatables, forman parte del ADN oriental del cual a menudo nos regocijamos, pero lamentablemente para nuestros intereses quedó una vez más en evidencia que solamente con una parte del manual aprendido no es suficiente, sigue faltando generación y lapsos más prolongados de dominio de balón, no estoy pidiendo que hagamos de la famosa posesión de pelota un culto, sino que bajo circunstancias de peligro enemigo inminente tengamos la capacidad de poder bajarle los decibeles al partido controlando el esférico con mayor calidad y productividad.

Se continúa desaprovechando la principal virtud de Suárez y Cavani quienes trabajan de gran forma para el colectivo pero momentos se debaten en la absoluta soledad siendo al final victimas del agotamiento físico, producto de la falta de creación para estas dos bestias que pocas oportunidades necesitan para mandar la pelota al trampero, entiendo que en el debut ante Egipto se intento cambiar la formula pero duró tan sólo 57′, es lógico que a ese cambio de plan le faltaba horas de vuelo y no es un mundial el lugar más propicio para ponerlo a prueba. En definitiva, Uruguay le dice adiós a otra cita mundialista consiente de que es capaz de competir de igual a igual con la selección más encumbrada y sabedor también que este grupo llegaba con cifradas esperanzas de mucho más que el quinto puesto final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s